viernes, 19 de febrero de 2010

El Cid te espera enfrente

El edificio en que damos clases, la antigua Fábrica de Tabacos, tiene frente a una de sus salidas una contundente estatua del Cid (popularmente conocida como “el caballo”) con una particular historia. La regaló a la ciudad en 1923 Anna Huntington (1876-1973), escultora casada con el filántropo millonario Archer Milton Huntington, fundador (1904) de la Hispanic Society en de Nueva York.
Hay otros Cides iguales al sevillano en Buenos Aires, San Francisco, San Diego y en los propios jardines neoyorquinos de la Hispanic Society. ¡Rodrigo Díaz de Vivar campando por USA! ¿Cómo fue eso? Ocurre que los Huntington, cautivados por la cultura hispánica, no sólo invirtieron en crear un organismo que la fomentase sino que regalaron esculturas de motivos ibéricos a ciudades de su continente. Justamente el matrimonio Huntington fue quien encargó al pintor J. Sorolla el conjunto de catorce murales sobre escenas españolas (Visión de España) que hace un par de años pudimos ver en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Sería muy difícil responder a la pregunta de cuántas estatuas ecuestres hay en Sevilla (buff...), así que planteo alternativas: ¿figura en la base de la estatua del Cid un fragmento del Poema del Mio Cid?, ¿qué versos del Poema podrían más ser representativos y simbólicos como para ser incluidos en ese lugar? Deja tu comentario...
Leer más
El edificio en que damos clases, la antigua Fábrica de Tabacos, tiene frente a una de sus salidas una contundente estatua del Cid (popularmente conocida como “el caballo”) con una particular historia. La regaló a la ciudad en 1923 Anna Huntington (1876-1973), escultora casada con el filántropo millonario Archer Milton Huntington, fundador (1904) de la Hispanic Society en de Nueva York.
Hay otros Cides iguales al sevillano en Buenos Aires, San Francisco, San Diego y en los propios jardines neoyorquinos de la Hispanic Society. ¡Rodrigo Díaz de Vivar campando por USA! ¿Cómo fue eso? Ocurre que los Huntington, cautivados por la cultura hispánica, no sólo invirtieron en crear un organismo que la fomentase sino que regalaron esculturas de motivos ibéricos a ciudades de su continente. Justamente el matrimonio Huntington fue quien encargó al pintor J. Sorolla el conjunto de catorce murales sobre escenas españolas (Visión de España) que hace un par de años pudimos ver en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Sería muy difícil responder a la pregunta de cuántas estatuas ecuestres hay en Sevilla (buff...), así que planteo alternativas: ¿figura en la base de la estatua del Cid un fragmento del Poema del Mio Cid?, ¿qué versos del Poema podrían más ser representativos y simbólicos como para ser incluidos en ese lugar? Deja tu comentario...

12 comentarios:

ana maria ruiz dijo...

Querida Lola, me ha encantado la propuesta que has hecho para celebrar este aniversario del blog. Me he interesado por esta entrada, primero, porque no la habia leido antes, segundo, porque no hace mucho estuve comentando la inscripción con un amigo, así que me gustaría aportar algo, independientemente del "regalo"
La inscripción tiene una frase del historiador Ben Bassam:

El Campeador,
terrible calamidad para el Islam,
fue, por la viril firmeza de su carácter
y por su heroica energía, uno de los
grandes milagros del Creador.
Esto significa que era un hombre valiente, justo que respetó las costumbres y la religión de los musulmanes y hasta ellos que eran enemigos, admiraban al Cid, de ahí esta inscripción.

"Sevilla, dorada corte del rey poeta Motamid, hospedó a Mío Cid, embajador de Alfonso VI, y le vió volver victorioso del rey de Granada".

Esta fue la primera gran batalla que ganó pero le enemistó con el conde García Ordóñez y le condenaría al destierro.
Ambas inscripciones son muy significativas en la historia del Cid en Sevilla,ya que la primera batalla importante fue allí y en la literatura ensalzó los cantares de gesta

LPR dijo...

Hola Ana, gracias por tu comentario y por darnos más noticias sobre la inscripción de la estatua. ¡Cuántas veces la habremos visto al entrar y salir de nuestro edificio, a veces justo antes o después de una clase sobre el caballero Mío Cid! Un saludo y gracias por participar. ¡Eres una de las fieles!

ana maría ruiz dijo...

La verdad es que nunca me había fijado en la estatua hasta que un amigo me lo explicó y la verdad es que es muy interesante. Gracias a tí por animarnos a conocer nuevos datos.

el argonauta dijo...

Pues a mí me gustaba más la pregunta de las estatuas ecuestres... Además de la del Cid, yo tengo avistadas unas cuantas más: Simón Bolívar, a caballo y con los brazos abiertos, en la Palmera; San Fernando en Plaza Nueva (¿era San Fernando, no?); y la reverenda y difunta madre del rey, en hierática pose, junto a la plaza de toros.
Hablando de esta última estatua, creo que hace unos años el ayuntamiento tuvo la idea de hacer una lista con las estatuas más feas de Sevilla, para que la gente votase si habría que eliminarlas. Espero que tan necesaria iniciativa se lleve a cabo, y que esta estatua encabece la lista, seguida de la de Juan Belmonte del Altozano y la de Antonio Machín tocando las maracas, que en mi opinión se ha ganado el título de estatua más absurda de la provincia.

el argonauta (Rodri Verano)

LPR dijo...

¿No es conmovedor que la colonia rinda homenaje a un libertador de su colonia? La de Simón Bolívar creo que es mi preferida, quien domina en la Plaza Nueva es, efectivamente, San Fernando, rodeado de quienes lo acompañoron en la hueste de la Reconquista. Son todos por igual de dudoso gusto. ¿Por qué eliminar a Antonio Machín tocando las maracas? Sería absurdo si lo hubiesen montado a caballo, eso sí.

Anónimo dijo...

Lo que siempre nos han contado de Anna Huntington no es más que una leyenda.La verdadera historia pasa por la mitología griega.De todos es sabido que Sevilla fue fundada por Hércules cuando éste se dirigía a robar la magnífica cabaña de reses rojas de Gerión.Cumplido su trabajo y desgarrado el cuerpo del gigante en tres pedazos,quiso contemplar por última vez,aún con su espada ensangrentada,la magnífica ciudad que había fundado.En esto,de esa espada cayó una gota sangre que,impregnándose en la tierra, permaneció oculta durante miles de años.Es conocida la ascendencia de Gerión,hijo de Crisaor y nieto de Medusa...y aquí está la clave.Sin cuajar durante todo este tiempo y manteniendo las propiedades de la gorgona,la gota de sangre esperó su venganza.Pensemos que la edad de los dioses no se atiene al tiempo,porque son eternos,de ahí que no nos pueda sorprender la larga espera.Nunca desde aquel instante se volvió a hollar la tierra con tanta fuerza,a no ser por un caballero venido del norte que,agasajado por la hospitalidad del rey moro,pisara desprevenido la ensangrentada tierra.Ésta,creyendo sentir el paso de Hércules,petrificó estremecida el alma del Cid,y de ahí,todo lo que siguió fue la leyenda de un cuerpo que vagaba inerte,capaz de soportar las mortales heridas infligidas por las flechas sarracenas...Sicamú.

LPR dijo...

Sicamú, yo que he visto cosas que vosotros no creeríais (atacar naves en llamas más allá de Orión, Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser, momentos que se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia) me quedo sin palabras ante tu comentario.

MJGF dijo...

Curiosidades de la vida, en Valencia también tenemos una estatua del Cid (en la Plaza de España), una copia de la de la escultora Anna H. Huntington. La inscripción reza:
"Todo el bien que yo he, todo lo tengo delant
con afan gane a Valençia e ela por heredad
al menos de muert no la puodo dexar
grado al Criador e a Santa Maria Madre
mis fijas e mi mugier que las tengo aca
Cantar del Mio Cid"
MJGF

LPR dijo...

Son los versos 1634-1638 del CMC y compruebo que siguen la propuesta de Pidal de reconstruir un diptongo en wo (puodo dexar).

Anónimo dijo...

Hola Lola,

Como reza el dicho: "más vale tarde que nunca"; por cierto felicidades, se os ha pasado la estatuta del Indio, de Cansas City, enconmemoración a unas suspuestas casas que tenían los militaras americanos por la zona (vinculadas a la base de Morón de la fronterra hoy aún en funcionamiento) y que dieron origen a la actual barriada de Santa Clara, un abrazo, espero que sea suficiente para un codiciado libro


Pablo Cordero

Anónimo dijo...

Nunca me había fijado en la estatua de Sevilla pese a pasar por alli todos los días. En la que sí reparé es en la de Buenos Aires, que es denominada "Cid Campeador" y que está colocada en la confluencia de 3 avenidas a modo de glorieta... que no hay manera de no verla.
Un saludo y un placer este blog.
Ivonne Vito Zarza

Paola. dijo...

Querida Lola:
Tal y como te prometí, aquí me tienes, dispuesta a ser una asidua lectora de tu blog. Esta fue una de las primeras entradas que leí y reconozco que me encantó la idea. Yo, personalmente, me decanto por responder a la pregunta de qué versos del Poema de Mio Cid creemos que podrían ser más representativos como para incluirse en la base de la estatua del Campeador. A mí se me ocurre que podrían ser "Ya Campeador, en buena hora ceñisteis la espada", del Cantar I. Son breves pero concisos y, en mi humilde opinión, creo que representan muy bien, y de un modo general, las hazañas del Cid.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.