domingo, 18 de abril de 2010

Día del libro (y lencería)

¿Habéis visto qué bella manera de estimular la lectura? (¿O de estimular la venta de ropa interior?)
El próximo viernes 23 de abril es el Día del Libro. Hace meses dedicamos un comentario al primer libro impreso en la Península; la entrada de esta semana se dirige, de forma más específica, a los libros sobre historia de la lengua. El estudio científico del pasado de los idiomas comenzó en el siglo XIX, pero antes de esa fecha se habían dado diversas aportaciones precientíficas (unas muy descaminadas y otras bastante certeras en sus intuiciones) sobre la historia del español: la propia Gramática (1492) de Nebrija, el Diálogo de la lengua (1535) de Juan de Valdés o la obra del erudito malagueño Bernardo J. de Aldrete Del origen y principio de la lengua castellana ò romance que oi se usa en España (1606), en la que se usaba ya la común metáfora de las lenguas madres e hijas:

“Es tan parecida, i semejante la lengua castellana a la Latina su madre, que ni ésta la puede negar por hija, ni aquella dexar de reconosçer le por tal, i en ambas concurren todas las partes de legitima prueba de filiación(Podéis consultar parcialmente la obra en Google Libros, en este enlace).

Son muchos en el mercado los libros dedicados a la Historia de la Lengua (manuales, guías de comentario, colecciones de textos, diccionarios etimológicos, actas de congresos). ¿Tienes en casa algún libro que pueda ser objeto de análisis lingüístico-histórico?, ¿cuál es el libro más antiguo de tus estanterías?, ¿algún diccionario del XIX?, ¿un libro escolar de los años 20 con que estudió un antepasado?, ¿te han regalado alguna vez un libro por comprar ropa interior? Y, si no hay mucha antigüedad en tu biblioteca, ¿qué libros de Historia de la Lengua tienes? No me hables de fotocopias y deja tu comentario...
Leer más
¿Habéis visto qué bella manera de estimular la lectura? (¿O de estimular la venta de ropa interior?)
El próximo viernes 23 de abril es el Día del Libro. Hace meses dedicamos un comentario al primer libro impreso en la Península; la entrada de esta semana se dirige, de forma más específica, a los libros sobre historia de la lengua. El estudio científico del pasado de los idiomas comenzó en el siglo XIX, pero antes de esa fecha se habían dado diversas aportaciones precientíficas (unas muy descaminadas y otras bastante certeras en sus intuiciones) sobre la historia del español: la propia Gramática (1492) de Nebrija, el Diálogo de la lengua (1535) de Juan de Valdés o la obra del erudito malagueño Bernardo J. de Aldrete Del origen y principio de la lengua castellana ò romance que oi se usa en España (1606), en la que se usaba ya la común metáfora de las lenguas madres e hijas:

“Es tan parecida, i semejante la lengua castellana a la Latina su madre, que ni ésta la puede negar por hija, ni aquella dexar de reconosçer le por tal, i en ambas concurren todas las partes de legitima prueba de filiación(Podéis consultar parcialmente la obra en Google Libros, en este enlace).

Son muchos en el mercado los libros dedicados a la Historia de la Lengua (manuales, guías de comentario, colecciones de textos, diccionarios etimológicos, actas de congresos). ¿Tienes en casa algún libro que pueda ser objeto de análisis lingüístico-histórico?, ¿cuál es el libro más antiguo de tus estanterías?, ¿algún diccionario del XIX?, ¿un libro escolar de los años 20 con que estudió un antepasado?, ¿te han regalado alguna vez un libro por comprar ropa interior? Y, si no hay mucha antigüedad en tu biblioteca, ¿qué libros de Historia de la Lengua tienes? No me hables de fotocopias y deja tu comentario...

3 comentarios:

MJGF dijo...

Mi libro más antiguo es "Des tropes" de Du Marsais (Paris, 1730), regalo de mi Ju por la defensa de mi tesis. Le sigue un "Directorio Moral" de Antonio López Muñoz (Valencia, 1770) que me regaló un cliente de la Horchatería de mi hermana (!) y una de mis joyas, la "Gramática" de Muñoz Álvarez (Sevilla 1799), que compré por internet.
Del XIX y la primera mitad del XX tengo, sobre todo, gramáticas y ortografías.
MJ

Anónimo dijo...

Tengo un favorito que quizá duela en los ojos a quienes os dedicáis a la investigación rigurosa y documentada. Se trata de las 'Etimologías' de San Isidoro, poco rigurosa las más de las veces, pero un bello ejemplo de singular preciencia.

Miguel L.

LPR dijo...

Migue, las Etimologías no son nada hirientes para un filólogo; aunque precientíficas, son en sí mismas un testimonio muy interesante de la lengua de la época, y las explicaciones históricas no son cosa chica, aunque nos riamos siempre con los étimos que da para "cadáver", "Hispalis" y muchos otros. Coincido contigo en que es un bello ejemplo.
Yo no tengo libros tan antiguos como esos tesoros que tú guardas, Mariajo, pero sí he conseguido engordar mi colección de obritas de Menéndez Pidal, además de gramáticas históricas pretéritas como las de Alemany Bolufer y alguna otra. Lo que me sorprende de todos esas obras son los precios a que se vendieron: 5 pesetas, 12 pesetas... que muestran cómo fue creciendo el coste de la vida. La pena es que estos libros tan valiosos no los regalen nunca en los mercadillos, como los de la foto.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.