viernes, 18 de marzo de 2011

Japón en la historia de la lengua española

Estas líneas se escriben en recuerdo de quienes han pasado por una tragedia que ha cambiado su vida, involucrados colectivamente en una catástrofe nacional como la de Japón o solitos en la convulsión íntima de oír un diagnóstico en una consulta o una mala noticia al otro lado del teléfono.
El terremoto en Sendai ha cambiado la historia de Japón para siempre. En nosolodeyod hoy vemos salir el sol por el oriente y nos ocupamos de Japón.
Aun siendo un país históricamente poco vinculado a España, podemos encontrar en la historia de la lengua española peninsular algunas huellas del japonés. Cierto es que la mayoría de esas huellas son recientes y más bien indirectas: palabras que designan realidades materiales o hábitos típicos de ese país que han llegado a España (normalmente después de haberse extendido antes en Estados Unidos y en Europa): aikido, karaoke, sumo, yudo, bonsái, soja... puedes ver más aquí. Algunas de estas palabras nos provocan dudas de pronunciación o escritura que han sido resueltas en el Diccionario panhispánico de dudas. Más antiguos son otros japonesismos como biombo (también venido desde una lengua intermediaria, el portugués, desde el jap. byó, 'protección' + bu, 'viento').
Pero tal vez la huella más llamativa de Japón en el español peninsular está en ese apellido Japón que tienen hoy muchos habitantes del pueblo sevillano de Coria. Precisamente desde Sendai viajó en 1614 Hasekura Rokuemon Tsunenaga en una expedición que pretendía poner en contacto a la cristiandad japonesa con la occidental y entablar relaciones comerciales con otros países. La ruta de Hasekura incluyó a América antes de recorrer las cortes europeas (en la española se entrevistó con Felipe III). A la vuelta de Hasekura a Japón su comitiva había aminorado, y es que algunos de esos cristianos japoneses que viajaban con él se habían establecido en el sur de España huyendo de la persecución religiosa de su lugar de origen. Los registros bautismales corianos del XVII muestran cómo los complejos apellidos de esos japoneses de origen fueron directamente redenominados Japón. Y japones hay hoy muchos por Coria y por Sevilla, alguno ha sido alumno mío aunque ningún rasgo físico los identifique con el lejano oriente.
¿En qué lugar lejano has encontrado una huella del español? ¿Qué palabra japonesa o china incorporada al español te parece más curiosa? Deja tu comentario...
Leer más
Estas líneas se escriben en recuerdo de quienes han pasado por una tragedia que ha cambiado su vida, involucrados colectivamente en una catástrofe nacional como la de Japón o solitos en la convulsión íntima de oír un diagnóstico en una consulta o una mala noticia al otro lado del teléfono.
El terremoto en Sendai ha cambiado la historia de Japón para siempre. En nosolodeyod hoy vemos salir el sol por el oriente y nos ocupamos de Japón.
Aun siendo un país históricamente poco vinculado a España, podemos encontrar en la historia de la lengua española peninsular algunas huellas del japonés. Cierto es que la mayoría de esas huellas son recientes y más bien indirectas: palabras que designan realidades materiales o hábitos típicos de ese país que han llegado a España (normalmente después de haberse extendido antes en Estados Unidos y en Europa): aikido, karaoke, sumo, yudo, bonsái, soja... puedes ver más aquí. Algunas de estas palabras nos provocan dudas de pronunciación o escritura que han sido resueltas en el Diccionario panhispánico de dudas. Más antiguos son otros japonesismos como biombo (también venido desde una lengua intermediaria, el portugués, desde el jap. byó, 'protección' + bu, 'viento').
Pero tal vez la huella más llamativa de Japón en el español peninsular está en ese apellido Japón que tienen hoy muchos habitantes del pueblo sevillano de Coria. Precisamente desde Sendai viajó en 1614 Hasekura Rokuemon Tsunenaga en una expedición que pretendía poner en contacto a la cristiandad japonesa con la occidental y entablar relaciones comerciales con otros países. La ruta de Hasekura incluyó a América antes de recorrer las cortes europeas (en la española se entrevistó con Felipe III). A la vuelta de Hasekura a Japón su comitiva había aminorado, y es que algunos de esos cristianos japoneses que viajaban con él se habían establecido en el sur de España huyendo de la persecución religiosa de su lugar de origen. Los registros bautismales corianos del XVII muestran cómo los complejos apellidos de esos japoneses de origen fueron directamente redenominados Japón. Y japones hay hoy muchos por Coria y por Sevilla, alguno ha sido alumno mío aunque ningún rasgo físico los identifique con el lejano oriente.
¿En qué lugar lejano has encontrado una huella del español? ¿Qué palabra japonesa o china incorporada al español te parece más curiosa? Deja tu comentario...

13 comentarios:

Magdalena dijo...

Desde Cuenca se añoraba la visita de turistas japoneses. Son difíciles de convencer para incluir en su ruta una ciudad.
Hace poco tiempo empezaron a llegar y su número va en aumento ¿Sabes la razón? Muchos vienen atraídos por una serie de televisión, dejo aquí un enlace que informa de ello http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/13/espana/1297616505.html
Hemos sentido como algo especial ese terrible terremoto, deseamos que sigan viniendo por aquí.

LPR dijo...

Enlazo a un artículo sobre cómo los corianos (un millar de ellos se apellida Japón) han homenajeado a las víctimas del terremoto:
http://www.diariodesevilla.es/article/provincia/932507/los/mil/descendientes/japon.html

Anónimo dijo...

Pues casualmente (o no) la palabra 'tsunami' es de origen japonés (aunque imagino que ha entrado al español por el inglés), y creo que ha desplazado a 'maremoto', término que hoy resulta más formal y elevado. Por cierto, 'tsunami' no aparece en DRAE 2001, aunque sí se va incluir en la próxima edición. Los préstamos del japonés son uno de los canales de introducción de la grafía 'k' en español, como muestran mis dos palabras de origen japonés favoritas: kamikaze y harakiri (no me gusta el haraquiri de la RAE, lo siento), tanto por su sonoridad como por la solemnidad trágica que encierran. Los japoneneses tienen clase y entereza hasta para suicidarse. A tenor de la documentación de harakiri en CREA y CORDE, me pregunto si no deberemos a Borges, a través de su fabuloso relato "El incivil maestro de ceremonias Kotsuké no Suké", donde aparece ¿por vez primera????) esta voz, la difusión de esta palabra en español (este texto no aparece en CORDE ni en CREA, pero no deja de resultar curiosa, o casi borgiana, la conexión Sábato y Cortázar del CORDE). Y a vueltas con las japones, ¡cómo no mencionar al más famoso de todos ellos (al menos para el españolito de a pie), el árbitro de fútbol José Japón Sevilla, al que algunos titulan el árbitro de apellidos más distantes que ha pitado en los campos españoles!
Y con esto, de Sevilla a Japón pasando por Madrid termino mi intervención, dedicada a todos los japoneses.

JRM

LPR dijo...

¡Gracias Javi! Cuánta erudición y divulgación unidas, como no puede ser de otra forma viniendo de quien viene. ¿Y cuándo vienes, por cierto?

la aguja piruja dijo...

Pues... aprovechando que estamos en otoño, tengo que confesar que me encantan los caquis. La semana pasada, hablando con una japonesa, me miraba abriendo los ojos de par en par hasta dejarlos casi redondos mientras me hacía esta pregunta: pero... ¿caqui es... caqui?. Efectivamente, y ya lleva un tiempecito por aquí esta palabra, ¿no?
He conocido el blog de casualidad, y he tenido la suerte de aparecer por aquí en pleno sorteo. Los hados de mi parte, pienso. Enhorabuena por este trabajo tan bonito. Aquí me quedo

Elena S. Calonge dijo...

Estudiando la asignatura de Etimología y lexicología me sorprendió mucho el tema de japonesismos, cómo viajan las palabras con las cosas, y entre ellas me encanta la palabra biombo por su sonido, de las típicas palabras de la lista de favoritas que algunos tenemos

"biombo(del port. biombo, y este del byóbu, de byó, protección, y bu, viento).1. m. Mampara compuesta de varios bastidores unidos por medio de goznes, que se cierra, abre y despliega."

José Luis Nogales Baena dijo...

Origami.

No sé hasta qué punto será extravagante o no; pero hace unos cuantos días acabé la noche bebiendo vino con unas desconocidas en un piso de estudiantes…el caso es que en cierto momento alguna de las chicas dijo que estaba “enganchada al ORIGAMI”, término que me era completamente desconocido y que las chicas tuvieron que explicarme pues, al parecer, yo era el único de la mesa que lo ignoraba completamente. “Papiroflexia”, me aclaró una, “que traducido literalmente significa `rezarle al papel´”. En fin, confieso que me sentí un ignorante, que apunté el termino y lo he estado investigando después, por supuesto no está en el DRAE, tal y como imaginaba, pero sí que tiene su artículo correspondiente en la wikipedia (claro, en la wiki está todo, aunque lo de “rezarle al papel” no lo he visto en ninguna parte, ¿sería una invención de esa chica?).

Concluyendo: ¿un término que yo desconocía completamente hasta el fin de semana pasado o que se está introduciendo poco a poco en nuestro vocabulario?

No lo sé, ¿alguien puede ayudarme?

LPR dijo...

Hola José Luis
Papiroflexia sí aparece en el DRAE http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=papiroflexia
con la definición 'Arte y habilidad de dar a un trozo de papel, doblándolo convenientemente, la forma de determinados seres u objetos'. No sé desde cuándo se usa esta palabra, seguro al menos desde los 90, cuando ya tienes ejemplos en español (y además, recuerdo haberla oído en talleres del cole o algo así). Más que rezarle al papel, lo que tienes es papiro + flectere, de flectere ('doblar') derivan flexión, flexible, reflexionar... Creo que el origami es distinto de la papiroflexia, lo digo porque tengo una alumna coreano-norteamericana que hace rosas de origami en clase (y la verdad es que son un poco feas), pero creo que deberías volver a ese piso de estudiantes para contarnos más cosas del origami, que me intriga.

José Luis Nogales Baena dijo...

Umm, quizás me expliqué un poco mal.
Sí, papiroflexia está en el DRAE. Además es cierto que yo la conocía desde el colegio.
Lo que no estaba era ORIGAMI, que es lo que la chica me dijo que significaba "rezarle al papel", pero aunque en la wiki viene origami no dice nada de eso, sino que la palabra viene "de los vocablos japoneses "oru" (plegar) y "kami" que designa al papel (Origami = 折り紙)".
http://es.wikipedia.org/wiki/Origami
A mi me da que técnicamente son más o menos lo mismo, pero que el "origami" en sí implica una especie de filosofía de vida: paciencia, delicadeza...
De todas formas voy a ver si consigo quedar de nuevo con las chicas para que me lo expliquen mejor, y de paso vuelvo a pasar un buen rato.
¡Gracias por la etimología de papiroflexia!¡Siempre aprendiendo contigo!

M.J. Olmedo dijo...

Hola a todos. Intentaré explicar el error etimológico de mi queridísimo compañero: Es cierto que "origami" viene a ser el trasunto lingüístico de "papiroflexia" ya que, como bien se ha dicho, "ori" significa "doblar" y "gami" significa "papel".

Ahora bien, en japonés hay un fenómeno fonético semejante a la lenición por el cual una consonante de posición inicial se debilita al dejar de serlo y ocupar una posición interior e intervocálica (por derivación, por composición etc.). Así, la /k/ se hace sonora, dando la /g/ de origami. Este proceso se enomina "rendaku".

Si a esto añadimos que "kami" (misma pronunciación pero distinta grafía kanji) significa "dios" (perdónenme la traducción los seguidores del shinto) y que "ori", como "FLEXIO", en algunos contextos puede significar "arrodillarse" y, por tanto, "rezar", he aquí la respuesta a la doble y bellísima explicación etimológica de la palabra "origami".

M.J. Olmedo

P.s. Enhorabuena por este magnífico blog. Por cierto, me han dicho que se rifaba algo...

LPR dijo...

Interesante nipoinformación. Y no, no se rifa nada, se regala. Solo tienes que leer las bases.

Anónimo dijo...

Más que una palabra curiosa, en un mundo globalizado como en el que vivimos, me llama la atención la cantidad de palabras japonesas que utilizamos con frecuencia. Es ya común comer sushi, a veces incluso acompañado de una copita de sake. De sobremesa, algunos ya no echan una siesta, sino que se entretienen con un sudoku y por la tarde, en vez de jugar al fútbol, muchos niños prefieren las artes marciales como el yudo, el karate o el aikido.
Aunque se conoce la procedencia japonesa de los términos se incorporan con mucha facilidad a nuestras vidas, eso sin contar la cantidad de marcas japonesas que nos rodean como toyota, fujitsu, toshiba... Yo, por ejemplo, tengo un saxofón soprano yanahisawa.

EDCA

Anónimo dijo...

HOLA, soy japonesa, y despues de aprender el español, me sorprendí de que hay muchas palabaras japonesas que vienen de español......

1) cappa (como poncho o "cape" en ingles.
2) pan (sí, lo llamamos "pan" en Japon).
3) Corokke (croqueta)
4) shabon ( viene de jabon)
5) vidro (a los productos de vidro antiguo)
y mas

He oido sobre "byombo" (portugeus?) que viene de Byo-bu.
Hay alugunas otras palabras (a parte de las muy stereo-tipica como Sumo?????)

MIHO

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.