miércoles, 18 de mayo de 2011

Lo que necesito

El valenciano Gregorio Mayans (1699-1781) pretendía obtener un puesto remunerado de Cronista de Indias y lo justificaba así en sus Pensamientos literarios (pág. 259, Obras completas disponibles digitalmente en la edición de Antonio Mestre en Gregorio Mayans i Siscar digital):

“I si sólo puedo contribuir a renovar las impressiones de muchas obras excelentes de que ai gran penuria, o a publicar de nuevo otras inéditas (...) me aplicaré gustossísimo a semejante fatiga, mandado el Rei nuestro señor (Dios le guarde) dar las providencias necessarias para este fin: que en suma se pueden reducir a mantener un hombre de letras con la devida decencia, concediéndole el ocio que es razón, esto es, libertad de usar del tiempo sin imponerle agenas ocupaciones, i destinándole una annual i moderada pensión, para que pueda mantener dos escrivientes hábiles en leer letras antiguas (i devieran ser dos, para que con más acierto se comprobassen las copias), un corrector diligentíssimo para lo que se fuesse imprimiendo, i una prensa que continuamente estuviesse empleada en lo que tengo referido; sopena que todo esto cessasse immediatamente que se viere que no resultava una evidente utilidad”.


Poca cosa, como veis. ¿Quién más se apunta a esta petición?
Leer más
El valenciano Gregorio Mayans (1699-1781) pretendía obtener un puesto remunerado de Cronista de Indias y lo justificaba así en sus Pensamientos literarios (pág. 259, Obras completas disponibles digitalmente en la edición de Antonio Mestre en Gregorio Mayans i Siscar digital):

“I si sólo puedo contribuir a renovar las impressiones de muchas obras excelentes de que ai gran penuria, o a publicar de nuevo otras inéditas (...) me aplicaré gustossísimo a semejante fatiga, mandado el Rei nuestro señor (Dios le guarde) dar las providencias necessarias para este fin: que en suma se pueden reducir a mantener un hombre de letras con la devida decencia, concediéndole el ocio que es razón, esto es, libertad de usar del tiempo sin imponerle agenas ocupaciones, i destinándole una annual i moderada pensión, para que pueda mantener dos escrivientes hábiles en leer letras antiguas (i devieran ser dos, para que con más acierto se comprobassen las copias), un corrector diligentíssimo para lo que se fuesse imprimiendo, i una prensa que continuamente estuviesse empleada en lo que tengo referido; sopena que todo esto cessasse immediatamente que se viere que no resultava una evidente utilidad”.


Poca cosa, como veis. ¿Quién más se apunta a esta petición?

6 comentarios:

Verónica Ruscio dijo...

¡Yo me apunto, eso es seguro! :-)

Me interesa especialmente el fragmento porque menciona la labor de un corrector (en realidad, de dos), algo raro en general. ¿Sabés de qué año es el texto?

Saludos.

MJGF dijo...

Me encanta Mayans. Yo también me apunto, Lola. Y seguro que Ricardo Gómez, con una "annual i moderada pensión", dos "escrivientes hábiles en leer letras antiguas", un corrector y una editorial dispuesta terminaba en un plis plas su "Monumenta Linguae Vasconum" (http://intrahistoriografia.blogspot.com/2010_11_01_archive.html)

MJGF

Ricardo Gómez dijo...

Ja, ja, ja, tenlo por seguro, MJ (aunque el proyecto que presenté en Intrahistoriografía es solo una parte de los "Monumenta Linguae Vasconum").

Si el bueno de Mayans hubiera vivido en esta época, estoy seguro de que a su lista habría añadido lo siguiente: "un esmerado informático que con buen arte trasladasse el fruto de mis fatigas a la red". Yo lo pondría en mi proyecto.

Anónimo dijo...

¡Ójalá yo tuviera a las manos dos escribientes, un corrector y una prensa atenta a mis fatigas!Hoy los hombres de letras nos mantenemos con indebida indecencia y con pensiones inmoderadas (a la baja, claro). ¿qué se puede esperar de un país donde los ayudantes de universidad cobran menos que los conserjes?

JRM

el argonauta dijo...

Qué buen plan, ¿verdad?

Además seguro que los escribientes se encargarían de rellenar toda la burocracia en plazo. La qual actividad favorecería mucho el buen empleo del tiempo del cronista de Indias, seguramente.

LPR dijo...

Habría un escribiente dedicado a las aplicaciones del Ministerio. Sería memorioso (para recordar las contraseñas y los nombres de usuario, distintos en cada aplicación) y necio (para que no se diese cuenta del sinsentido de desempeñar tal tarea)

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.