viernes, 6 de enero de 2012

La tarde en que #Filología agitó Twitter

Como un batiscafo que entra en un mundo de habitantes cuya fisonomía e identidad son, en principio, desconocidas: así entró la palabra Filología la víspera del día de Reyes en la colectividad abisal de la red Twitter, primero con miedo, luego con soltura y dominio.
Todo empezó cuando el día 4 de enero por la noche, en la cuenta de Twitter que tiene abierta Nosolodeyod (y que podéis ver actualizada a tiempo real en la columna derecha de este blog), formulé, limitada por los 140 caracteres que Twitter impone como máximo en sus mensajes, estos tres tuits a mis seguidores:
Querido Melchor: Te pido como regalo no tener que volver a oír la frase "Filología, eso qué es? ¿Idiomas?".
Querido Gaspar: Te suplico que Luis Miguel deje de cantar cosas como "Eres mi fida, conféncete! O que deje de cantar. #byvlamismacosaes
Querido Baltasar: Te pido que alguna vez Filología sea TT. Solo una vez. Y después ya volvemos a Justin Bieber como siempre.
Los dos primeros fueron reenviados (retuiteados) por varios lectores, y después de enviar el tercero, en el que pedía que la palabra Filología fuese TT (o sea, Trending Topic, Tema del momento) apagué el ordenador sin darme cuenta de que acababa de encenderse una mecha que yo ya no podría controlar: un grupo de seguidores (y ahí tengo que citar a Homoinsulsus y Jelen como activistas principales, ¡gracias!) se encarnaron en rey Baltasar, reenviaron el mensaje y empezaron a mandar otros tuits nuevos con la palabra #Filología. Twitter expone en una lista anexa a la página los Temas del momento en función de las veces que se repita un término en los mensajes de los usuarios (suelen ser noticias, personajes en el disparadero o sustantivos relacionados con la actualidad, los temas se etiquetan con el signo #).
Cuando encendí el ordenador el día 5 a mediodía me encontré con que personas de toda España, cuentas como Dialnet, RAEInforma o Melocos (¡!) estaban apoyando el intento de que #Filología fuese tema del día la tarde del día 5. Y lo mejor es que la causa ya no aparecía nacida del deseo solitario de Nosolodeyod, sino que estaba aupada por usuarios de todo el país, que cifraban el inicio de la chispa en la Universidad de Sevilla (ay... la preciosa anonimia juglar y épica de la red).
La tarde se convirtió en una trepidante carrera de centenares de tuits filológicos, provocó la reafirmación vocacional pública de muchos filólogos y estudiantes de Filología y avivó el deseo de jugar con las palabras con la excusa de rendir homenaje a la voz a la que hemos dedicado años de estudio.
La Filología, en suma, empezó a poner caras y explorar en el mundo ignoto de Twitter, y descubrió muchos rostros amables. Algunos de los tuits que circularon por el universo Twitter fueron tan bonitos y divertidos como estos (¡siento no ponerlo todos, sería imposible!, podéis verlos buscando #Filología como etiqueta en Twitter):
Y... finalmente (¡sí!) Filología se convirtió en Tema del momento en la provincia de Sevilla (por encima de #cabalgata o de #Reyes Magos) la tarde del día 5 (ver mapa):El caso es que no todos los filólogos han estudiado Filología, ¿verdad? Yo hice Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla, pero esa carrera se llamó en la US, antes de especializarse por ramas, Filosofía y Letras, y hoy, tras el Plan Bolonia, se llama Grado en Filología Hispánica mientras que Filología Francesa, por ejemplo, ha perdido la palabra Filología y ha pasado a denominarse Grado en Estudios franceses.
¿Cómo se llama esa carrera de sesgo filológico que has estudiado tú? ¿Crees que tiene sentido desterrar la voz Filología de los planes de estudio de nuestras universidades? Más que el batiscafo que ayer dio la vuelta por Twitter, ¿te parece que Filología es el abismo? ¿Palabra venerable o vetusta? Deja tu comentario y ya sabes, #filología
Leer más
Como un batiscafo que entra en un mundo de habitantes cuya fisonomía e identidad son, en principio, desconocidas: así entró la palabra Filología la víspera del día de Reyes en la colectividad abisal de la red Twitter, primero con miedo, luego con soltura y dominio.
Todo empezó cuando el día 4 de enero por la noche, en la cuenta de Twitter que tiene abierta Nosolodeyod (y que podéis ver actualizada a tiempo real en la columna derecha de este blog), formulé, limitada por los 140 caracteres que Twitter impone como máximo en sus mensajes, estos tres tuits a mis seguidores:
Querido Melchor: Te pido como regalo no tener que volver a oír la frase "Filología, eso qué es? ¿Idiomas?".
Querido Gaspar: Te suplico que Luis Miguel deje de cantar cosas como "Eres mi fida, conféncete! O que deje de cantar. #byvlamismacosaes
Querido Baltasar: Te pido que alguna vez Filología sea TT. Solo una vez. Y después ya volvemos a Justin Bieber como siempre.
Los dos primeros fueron reenviados (retuiteados) por varios lectores, y después de enviar el tercero, en el que pedía que la palabra Filología fuese TT (o sea, Trending Topic, Tema del momento) apagué el ordenador sin darme cuenta de que acababa de encenderse una mecha que yo ya no podría controlar: un grupo de seguidores (y ahí tengo que citar a Homoinsulsus y Jelen como activistas principales, ¡gracias!) se encarnaron en rey Baltasar, reenviaron el mensaje y empezaron a mandar otros tuits nuevos con la palabra #Filología. Twitter expone en una lista anexa a la página los Temas del momento en función de las veces que se repita un término en los mensajes de los usuarios (suelen ser noticias, personajes en el disparadero o sustantivos relacionados con la actualidad, los temas se etiquetan con el signo #).
Cuando encendí el ordenador el día 5 a mediodía me encontré con que personas de toda España, cuentas como Dialnet, RAEInforma o Melocos (¡!) estaban apoyando el intento de que #Filología fuese tema del día la tarde del día 5. Y lo mejor es que la causa ya no aparecía nacida del deseo solitario de Nosolodeyod, sino que estaba aupada por usuarios de todo el país, que cifraban el inicio de la chispa en la Universidad de Sevilla (ay... la preciosa anonimia juglar y épica de la red).
La tarde se convirtió en una trepidante carrera de centenares de tuits filológicos, provocó la reafirmación vocacional pública de muchos filólogos y estudiantes de Filología y avivó el deseo de jugar con las palabras con la excusa de rendir homenaje a la voz a la que hemos dedicado años de estudio.
La Filología, en suma, empezó a poner caras y explorar en el mundo ignoto de Twitter, y descubrió muchos rostros amables. Algunos de los tuits que circularon por el universo Twitter fueron tan bonitos y divertidos como estos (¡siento no ponerlo todos, sería imposible!, podéis verlos buscando #Filología como etiqueta en Twitter):
Y... finalmente (¡sí!) Filología se convirtió en Tema del momento en la provincia de Sevilla (por encima de #cabalgata o de #Reyes Magos) la tarde del día 5 (ver mapa):El caso es que no todos los filólogos han estudiado Filología, ¿verdad? Yo hice Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla, pero esa carrera se llamó en la US, antes de especializarse por ramas, Filosofía y Letras, y hoy, tras el Plan Bolonia, se llama Grado en Filología Hispánica mientras que Filología Francesa, por ejemplo, ha perdido la palabra Filología y ha pasado a denominarse Grado en Estudios franceses.
¿Cómo se llama esa carrera de sesgo filológico que has estudiado tú? ¿Crees que tiene sentido desterrar la voz Filología de los planes de estudio de nuestras universidades? Más que el batiscafo que ayer dio la vuelta por Twitter, ¿te parece que Filología es el abismo? ¿Palabra venerable o vetusta? Deja tu comentario y ya sabes, #filología

10 comentarios:

Itzall dijo...

Ver #filología como TT, aunque fuera solo en Sevilla, fue como un regalo de Reyes adelantado. Me hizo muchísima ilusión, pero lo mejor fue el intentar que todo el mundo nos ayudara. Así que tengo que darte las gracias por pedir, aunque fuera de broma, que #filología fuera TT. Gracias, Lola, gracias por tu blog, gracias por tu twitter y gracias por todo =)
Por cierto, yo soy HomoInsulsus jajaja

Maritornes dijo...

Yo estudié filología románica, así que háganse cargo de lo que he tenido que aguantar ("¿Y eso qué es, latín?" "¿Estudias a los romanos?"). Hace ya mucho que empezó a desaparecer de las universidades españolas; solo algunos viejos bastiones la conservaron como una licenciatura. Me costó asumir que los romanistas desapareceríamos, así que el hecho de que fulminen la palabra "filología" de los planes de estudio ya directamente me hace llorar. ¿Qué puedo decir? Soy una sentimental y una anticuada en estas cuestiones. No quiero grados, ni "estudios en", ni Bolonia ni nada. ¡Snif!
P. D. No utilizo twitter, así que no pude colaborar en la estupenda causa de #Filología. No obstante, desde aquí mi más entusiasta enhorabuena.

Laura dijo...

¡Qué genial lo de Twitter! Los filólogos controlaremos el mundo ja, ja.

Yo estoy estudiando Filología Hispánica en la Complutense, pero ahora tenemos un nombre terrible que jamás decimos: Grado en español: lengua y literatura. Que digo yo, si antes el que estudiaba Filología Hispánica era filólogo, ¿ahora seremos "españoles"? Que no. Mismo perro con distinto collar. Y si tenemos que ponernos a lo espartano para que nos reconozcan como filólogos, lo haremos. THIS IS PHILOLOGY!

Angelus-Ruy dijo...

bueno, por primera vez me siento culpable por no tener "twiter", pero bueno, se me pasará.

A mí, que una carrera filológica no se llame "Filología" me parece un crimen. Que gente que estudia literatura hispanoamericana contemporánea y el resto sólo lo aprueba, y que pretendan llamarse filólogos me parece un crimen. Es la paradoja de Filología Hispánica en la US.

Fuera de la US, allá se las avíen, pues no conozco los planes. Pero me parece mal que alguien que no estudie filología se llame filólogo, y gente que sí lo haga se quede en graduado en español.

Y con filología me refiero a "2. f. Técnica que se aplica a los textos para reconstruirlos, fijarlos e interpretarlos." (DRAE) Que si no me "esquivorcio" es el sentido tradicional y como yo, y los profesores que me han definido filología, la entendemos.

Otra cosa es que después de hacer filología te dediques a la literatura hispanoamericana contemporánea, no es excluyente.

(Por cierto, hace poco me he enterado que el excelentísimo filólogo Tolkien fue propuesto para recibir el premio nobel de literatura en 1961, pero fue rechazado con una injustísima sentencia, hago un brevísimo análisis literario de su obra mayor para resarcir a dicho autor en http://grupont.blogspot.com/2012/01/tolkien-y-el-premio-nobel-analisis.html )

Laura dijo...

Si solo cambiaran el nombre... Con el Grado, en la UCM nos han quitado griego y nos han dejado el latín en un Cuatrimestre, igual que Historia del español, entre otras cosas. En cambio, nos han metido Historia social y política de España e Hispanoamérica y Filosofía contemporánea. Estaría bien por el hecho de seguir siendo materias de Ciencias sociales y Humanidades, pero siempre que no fuera en detrimento de una buena formación filológica de la que, por lo menos en la UCM, carecemos (desconozco el plan de la US). Pero esto se aparta del tema de la entrada de hoy...

Margarita Jiménez dijo...

Hola, soy de la promoción de 1974 de Filología Hispánica, de la Complutense (Rama de Literatura Hispánica)y tuve de profesores a Lapesa, Francisco Bustos, Lázaro Carreter, Alvar, Carmen Camarero, Francisco Ynduráin, Zamora Vicente, Antonio Priero, Pilar Palomo, Anrés Amorós, etc, etc.Inolvidable
margajim@hotmail.com

Uranία dijo...

En Grecia, hay 4 universidades que ofrecen un grado en estudios hispànicos. No hemos tenido cambios en los tìtulos hasta ahora porque el grado ´Ισπανική Φιλολογία´ es más o menos algo nuevo. Entonces, se llama Grado en Filologìa Hispànica por parte de las universidades de Atenas, Salònica e Ioniou, mientras `Estudios de la lengua y cultura españolas`de la Universidad Abierta de Grecia. Pero, ahora con la crisis econòmica, hay planes para la fusión de las escuelas de las lenguas modernas y, por lo tanto, estamos en las vísperas de cambios en las titulaciones.
Para mi, es importante quedarse con la palabra ´filología´ (´φίλος´ más ´λόγος´, es decir, el conocimiento de la palabra) por su significado que contiene todo lo que hacemos a diario y todo lo que la sociedad, en general, espera de nuestro trabajo: enseñar, traducir, escribir, comunicarse, etc., siempre utilizando el ´λόγος´. Me ha gustado mucho, entonces, lo de twitter con la palabra ´filología´ no solo porque sea mi segunda carrera, sino porque es una palabra de raíz griega, pero de uso y significado universal.

Elena dijo...

Hola, yo soy Jelen ja, ja.
Fue un placer hacer de rey Baltasar llevando #filología a todos los perfiles de Twitter.
Después de esta experiencia, hemos comprobado que hay muchísima más gente a la que le gusta la filología de la que pensamos.
Tanta gente hablando, compartiendo impresiones, y sin conocernos de nada ... unidos por algo común. Ha sido algo genial.
Gracias :)

Anónimo dijo...

A mí me gusta el nombre "Filología", y no me gustaría que se perdiera. Estudiar a Almodóvar, el flamenco o Lucía Etxebarría puede ser muy español y se puede hacer un grado con todo ello, pero lo siento, no es Filología. No dejemos que nos invadan los estudios culturales y que los pedagogos gobiernen nuestras vidas. De mayor quiero ser filólogo.

Anónimo dijo...

Yo estudié una carrera llamada Filología en la que oí hablar mucho de lingüística cognitiva, de gramática generativa, de teoría de la literatura, de análisis del discurso, de bibliografía especializada y hasta de ginocrítica. Lo que nadie me explico jamás fue qué era eso de la filología. Por suerte, tuve ocasión de descubrirlo por mi cuenta más tarde. No sé cómo son los nuevos planes de estudio: los estudios que yo hice (del 94 al 99, en la Complutense) eran prolijos, pomposos y obtusos. Me cuesta creer que hayan podido empeorarlos.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.