viernes, 1 de junio de 2012

¡Mira, un yeísmo!

Cosas que pasan: va una tranquilamente por la calle, le da por entrar en su plaza favorita de Sevilla,y se encuentra un yeísmo (capiya por capilla, final de la segunda línea):

Este es un sitio muy simbólico: el pequeño patio de naranjos de la Iglesia de El Salvador de Sevilla, donde hay restos visibles de la antigua mezquita de Ibn Adabbás sobre la que se construyó el imponente templo cristiano. Allí hay también una excavación de la cripta de los Pinelo (del XIV), la sede de un artesano de campanas... y un yeísmo en una placa de principios del XIX. Aunque se ha intentado fechar en época medieval, lo más probable es que el yeísmo (reemplazo de la palatal lateral / ʎ / por /y/, palatal central) naciera en el siglo XVI. Las primeras documentaciones son sobre todo andaluzas, pero posiblemente fue un fenómeno con varios focos de surgimiento.
Este lapicida yeísta nos enseña cómo la historia de la lengua no solo se hace con documentación escrita en papel. Y que un cambio grande y extendido, como este, puede estar reflejado en el soporte más inesperado.
Hoy la mayoría de la población hispanohablante es yeísta y se ha hecho poco frecuente la palatal lateral (la que escribimos con ll; puedes oírla al principio de este vídeo). ¿Eres de alguna de esas zonas donde aún se conserva el antiguo sonido? ¿Nostalgia de esa elle o extrañeza cuando la oyes a veces? Si eres extranjero, ¿te enseñaron a pronunciarla? Deja tu comentario...
Leer más
Cosas que pasan: va una tranquilamente por la calle, le da por entrar en su plaza favorita de Sevilla,y se encuentra un yeísmo (capiya por capilla, final de la segunda línea):

Este es un sitio muy simbólico: el pequeño patio de naranjos de la Iglesia de El Salvador de Sevilla, donde hay restos visibles de la antigua mezquita de Ibn Adabbás sobre la que se construyó el imponente templo cristiano. Allí hay también una excavación de la cripta de los Pinelo (del XIV), la sede de un artesano de campanas... y un yeísmo en una placa de principios del XIX. Aunque se ha intentado fechar en época medieval, lo más probable es que el yeísmo (reemplazo de la palatal lateral / ʎ / por /y/, palatal central) naciera en el siglo XVI. Las primeras documentaciones son sobre todo andaluzas, pero posiblemente fue un fenómeno con varios focos de surgimiento.
Este lapicida yeísta nos enseña cómo la historia de la lengua no solo se hace con documentación escrita en papel. Y que un cambio grande y extendido, como este, puede estar reflejado en el soporte más inesperado.
Hoy la mayoría de la población hispanohablante es yeísta y se ha hecho poco frecuente la palatal lateral (la que escribimos con ll; puedes oírla al principio de este vídeo). ¿Eres de alguna de esas zonas donde aún se conserva el antiguo sonido? ¿Nostalgia de esa elle o extrañeza cuando la oyes a veces? Si eres extranjero, ¿te enseñaron a pronunciarla? Deja tu comentario...

9 comentarios:

Angelus-Ruy dijo...

Yo de italiano se poco, bueno nada, pero me da que la -ll- pronunciada sin yeísmo es similar, o idéntica a la -gli- italiana. Pues bien, conozco un italiano del norte (creo que cerca de Bérgamo) que es yeísta, es incapaz (o eso cree él) de pronunciar la -gli- como el resto de italianos, y la pronuncia como nuesa -y- consonántica. ¿habrá comenzado el yeísmo en Italia?

Me gustaría saber pronunciar la ELLE sin yeísmo, sólo por curiosidad y poco más, sin ánimo de cambiar mi habla, pero por más que lo intento... nada.

Saludos.

Antonio dijo...

Creo que es difícil sentir nostalgia por la pérdida de un sonido que apenas hemos conocido, al menos los que somos yeístas y hemos vivido rodeado de ellos, más bien extrañeza ante una articulación poco frecuente.
En mi pueblo van más allá del yeísmo y este fonema se pronuncia como prepalatal fricativo sonoro.

Un saludo.

Pedro dijo...

Yo tuve un profesor de Literatura y Lengua, de bigotito escuálido, modelo predemocrático, que nos hacía pronunciar la palatal lateral, estoy hablando de fines de los 60, y también la v como labiodental fricativa. Tras estudiar Gramática Histórica supe que este profesor usaba "la lengua del Imperio".

JP Borge dijo...

El primer día de bachillerato una chica de mi clase se presentó diciendo: Hola,me llamo Mariló y soy de Bollullos. Se me quedó para siempre grabado ese momento no solo porque me enamoré, infructuosamente, de ella, sino por cómo pronunció el nombre de su pueblo. Al poco supe que allí lo de ser yeísta era lo raro, salvo para los forasteros. Yo soy yeísta pero si fuera bollullero lucharía por todas mis elles

Un saludo

Chus dijo...

Para Angelus-Ruy: te aconsejo que vayas a
http://www.ub.edu/sonscatala/taula.html
y ahí vayas a la palatal lateral( de perill, recull,llaç,lluça)y verás lo majo que la pronuncian en catalán. A mi me encanta.Me retaban a que no podría pronunciarla...pero SÍ, pude.Saludos

Elena dijo...

Esta entrada me ha traído a la memoria una anécdota de la infancia.
En el 'cole', en la asignatura de Lengua, la profesora nos ponía a leer por turnos párrafos de diferentes textos del libro. El trocito que me tocó leer contenía las palabras 'llave' y 'calle'.
Con sólo 7 añitos yo no podía comprender por qué esa señora me decía una y otra vez: Vuelve a leer las frases y pronuncia bien.
Con el paso del tiempo me di cuenta que esa mujer no era yeísta y se empeñaba en que yo dejara de serlo jajaja.
Un saludo :)

Gonzalo J. Virosta dijo...

Me encantan los episodios yeístas. Un saludo elleísta desde el Aljarafe.

Nieves dijo...

En la sierra de Huelva hay pueblos que distinguen la pronunciación de y/ll, especialmente las mujeres, siempre más conservadoras en el habla. Debe ser debido a la repoblación leonesa, no es cierto?

LPR dijo...

Un montón de episodios "elleístas": en mi propio pueblo, al final del Aljarafe sevillano, hay distinción entre los mayores.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.