viernes, 10 de enero de 2014

Por la yod al arte (VI): leyendo la pintura

No te sorprendas de que en los cuadros haya palabras: en algún recorrido museístico doblaste la cabeza para leer el título de ese libro que, inclinado, componía en su abandono el conjunto que un pintor llamó bodegón. Pero mira esto:
Te acabas de dar de bruces con la obra de Mel Bochner (Pittsburgh, 1940). Pinta cuadros de sinónimos, cuadros hablantes, donde las palabras o enunciados se encadenan en torno a una idea hasta hacernos pensar en el amontonamiento de sus semejanzas y en sus necesarias pero sutiles diferencias.  Todo el cuadro es verbal.









Bochner (mira su web aquí) es un pintor conceptualista interesado en el formalismo y la semántica y preocupado por los contraluces del lenguaje, como revela su cuadro "Language is not transparent":

o este otro;

En el prólogo a  uno de los primeros diccionarios de sinónimos del español, el que publicó el gaditano J. Joaquín de Mora en 1855 (este), Eugenio Hartzenbusch ligaba la existencia de sinónimos a los contactos entre lenguas y la historia del uso:

“Al fijarse el idioma, al acercarse más unos pueblos a otros, aparecieron dos o más nombres para un objeto, dos o más verbos para una acción, dos o más formas para un calificativo, todos tal vez con igual derecho a entrar en el caudal común de la habla moderna (...). Del uso, vacilante al principio entre dos palabras de igual fuerza y valor, resultaron diferencias después, que ya de ninguna manera deben desconocerse”.

Rebusquemos en el diccionario de sinónimos y aprovechemos que el lenguaje no es transparente para trabajar, como decía ese prólogo, con "palabras de igual fuerza y valor". ¿Qué cuadro de sinónimos del español compondrías tú? ¿Qué palabra única podrías repetir para componer una obra pictórica puramente verbal? Deja tu comentario, observación, glosa, coletilla, comento, nota, apunte.
Leer más
No te sorprendas de que en los cuadros haya palabras: en algún recorrido museístico doblaste la cabeza para leer el título de ese libro que, inclinado, componía en su abandono el conjunto que un pintor llamó bodegón. Pero mira esto:
Te acabas de dar de bruces con la obra de Mel Bochner (Pittsburgh, 1940). Pinta cuadros de sinónimos, cuadros hablantes, donde las palabras o enunciados se encadenan en torno a una idea hasta hacernos pensar en el amontonamiento de sus semejanzas y en sus necesarias pero sutiles diferencias.  Todo el cuadro es verbal.









Bochner (mira su web aquí) es un pintor conceptualista interesado en el formalismo y la semántica y preocupado por los contraluces del lenguaje, como revela su cuadro "Language is not transparent":

o este otro;

En el prólogo a  uno de los primeros diccionarios de sinónimos del español, el que publicó el gaditano J. Joaquín de Mora en 1855 (este), Eugenio Hartzenbusch ligaba la existencia de sinónimos a los contactos entre lenguas y la historia del uso:

“Al fijarse el idioma, al acercarse más unos pueblos a otros, aparecieron dos o más nombres para un objeto, dos o más verbos para una acción, dos o más formas para un calificativo, todos tal vez con igual derecho a entrar en el caudal común de la habla moderna (...). Del uso, vacilante al principio entre dos palabras de igual fuerza y valor, resultaron diferencias después, que ya de ninguna manera deben desconocerse”.

Rebusquemos en el diccionario de sinónimos y aprovechemos que el lenguaje no es transparente para trabajar, como decía ese prólogo, con "palabras de igual fuerza y valor". ¿Qué cuadro de sinónimos del español compondrías tú? ¿Qué palabra única podrías repetir para componer una obra pictórica puramente verbal? Deja tu comentario, observación, glosa, coletilla, comento, nota, apunte.

1 comentarios:

Andrés dijo...

Ispal, Hispalis, Isbiliya, Sevilla.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.