martes, 4 de noviembre de 2014

¡En marcha el Reto 3!

Si el latín es una lengua muerta, ¿cómo puede estar tan viva en nuestro paisaje lingüístico? Y no solo en inscripciones antiguas (latinas o neolatinas) sino en bares, marcas y tiendas que nos rodean. En este mes de octubre nos propusimos como reto fotografiarnos ante paisaje lingüístico en latín. En este vídeo que he subido a mi canal de Youtube podéis ver (aquí) buena parte de las fotos recibidas. Además de alumnos de Historia del español de la Universidad de Sevilla han participado muchos alumnos de la Universidad de Salamanca y compañeros que ejercen como profesores dentro y fuera de España. ¡Muchas gracias! 
Os presento ahora el Reto3. Hasta el 23 de noviembre recibo fotos con la etiqueta #TocoÁrabe en la que os pido un selfi con dos arabismos, uno en cada mano. 
Aquí salgo con una naranja en una mano y agarrando mi almohada con la otra. La palabra naranja es persa pero vino a través del árabe, igual que el propio cultivo de esta fruta.  Y en cuanto a almohada, proviene del árabe muhadda, se usó desde el siglo XIII y reemplazó al romancismo haceruelo. 
Buscamos fotos personales, en que salgáis vosotros con dos objetos cuyo nombre venga del árabe o a través del árabe. Gracias por participar. 
¡La Filología se mueve!
Leer más
Si el latín es una lengua muerta, ¿cómo puede estar tan viva en nuestro paisaje lingüístico? Y no solo en inscripciones antiguas (latinas o neolatinas) sino en bares, marcas y tiendas que nos rodean. En este mes de octubre nos propusimos como reto fotografiarnos ante paisaje lingüístico en latín. En este vídeo que he subido a mi canal de Youtube podéis ver (aquí) buena parte de las fotos recibidas. Además de alumnos de Historia del español de la Universidad de Sevilla han participado muchos alumnos de la Universidad de Salamanca y compañeros que ejercen como profesores dentro y fuera de España. ¡Muchas gracias! 
Os presento ahora el Reto3. Hasta el 23 de noviembre recibo fotos con la etiqueta #TocoÁrabe en la que os pido un selfi con dos arabismos, uno en cada mano. 
Aquí salgo con una naranja en una mano y agarrando mi almohada con la otra. La palabra naranja es persa pero vino a través del árabe, igual que el propio cultivo de esta fruta.  Y en cuanto a almohada, proviene del árabe muhadda, se usó desde el siglo XIII y reemplazó al romancismo haceruelo. 
Buscamos fotos personales, en que salgáis vosotros con dos objetos cuyo nombre venga del árabe o a través del árabe. Gracias por participar. 
¡La Filología se mueve!

1 comentarios:

Jesús dijo...

Mi madre aún utiliza el acerico. Acabo de descubrir su origen. Gracias.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.