viernes, 19 de diciembre de 2014

El pequeño Nicolás en la historia de la lengua española


¡Pues claro que el pequeño Nicolás tenía que salir en nuestro blog! (Gracias por la idea, Mónica). Por si alguien fuera de España no sabe quién es el personaje del que he hablamos, enlazo aquí la página de Wikipedia donde se habla de él. Nuestro Nicolás, un cara que se colaba donde podía, entra en Nosolodeyod para plantearnos esta pregunta: ¿por qué pequeño y no chico?
El caso es que yo, y la mayoría de mis amigos sevillanos, usamos chico más que pequeño: diríamos que el portal de Belén es muy chico para tantos animales, irónicamente nos reiríamos al comentar que la barriga de Papá Noel es chica o pondríamos mala cara al ver que plato de jamón que hay para la cena de Navidad es demasiado chico. Por eso mismo, de alguien joven y de sexo masculino diríamos que es un niño, aunque sea universitario y veinteañero: un niño de mi clase... dirían mis alumnas de alguno de sus creciditos compañeros. Y junto con chico, usamos otros adjetivos también: Es muy nueva, por ejemplo, dirían en mi pueblo de una persona joven.
Sobre este asunto de chico y pequeño escribió un artículo muy bonito mi jefe, Manuel Ariza: "el castellano ha optado por elegir pequeño como adjetivo y chico como sustantivo mientras que en el andaluz chico es el adjetivo y niño el sustantivo". Ariza recuerda en ese trabajo la frase del Cid sobre sus hijas, cuando el rey las pide para casarlas con los perversos infantes de Carrión: "Infantes son e  de días chicas".
En el siglo XVI pequeño como adjetivo termina imponiéndose en Castilla a chico, que antes tenía un frecuente uso en la literatura. Y de la corte castellana ese uso se extendió a buena parte de la población, aunque a Andalucía no terminó de llegar pequeño. Más o menos como el pequeño Nicolás, que parece ser que operaba sobre todo en Madrid y el norte de España. Y que no se achicaba (verbo muy antiguo, más que su paralelo empequeñecer) en ningún contexto, por solemne que fuera. Y tú, ¿dices zagal, chaval, niño o mozo para el sustantivo? ¿Te parece que el premio de la lotería de Navidad es demasiado chico o demasiado pequeño? Deja tu pequeño comentario...

Leer más

¡Pues claro que el pequeño Nicolás tenía que salir en nuestro blog! (Gracias por la idea, Mónica). Por si alguien fuera de España no sabe quién es el personaje del que he hablamos, enlazo aquí la página de Wikipedia donde se habla de él. Nuestro Nicolás, un cara que se colaba donde podía, entra en Nosolodeyod para plantearnos esta pregunta: ¿por qué pequeño y no chico?
El caso es que yo, y la mayoría de mis amigos sevillanos, usamos chico más que pequeño: diríamos que el portal de Belén es muy chico para tantos animales, irónicamente nos reiríamos al comentar que la barriga de Papá Noel es chica o pondríamos mala cara al ver que plato de jamón que hay para la cena de Navidad es demasiado chico. Por eso mismo, de alguien joven y de sexo masculino diríamos que es un niño, aunque sea universitario y veinteañero: un niño de mi clase... dirían mis alumnas de alguno de sus creciditos compañeros. Y junto con chico, usamos otros adjetivos también: Es muy nueva, por ejemplo, dirían en mi pueblo de una persona joven.
Sobre este asunto de chico y pequeño escribió un artículo muy bonito mi jefe, Manuel Ariza: "el castellano ha optado por elegir pequeño como adjetivo y chico como sustantivo mientras que en el andaluz chico es el adjetivo y niño el sustantivo". Ariza recuerda en ese trabajo la frase del Cid sobre sus hijas, cuando el rey las pide para casarlas con los perversos infantes de Carrión: "Infantes son e  de días chicas".
En el siglo XVI pequeño como adjetivo termina imponiéndose en Castilla a chico, que antes tenía un frecuente uso en la literatura. Y de la corte castellana ese uso se extendió a buena parte de la población, aunque a Andalucía no terminó de llegar pequeño. Más o menos como el pequeño Nicolás, que parece ser que operaba sobre todo en Madrid y el norte de España. Y que no se achicaba (verbo muy antiguo, más que su paralelo empequeñecer) en ningún contexto, por solemne que fuera. Y tú, ¿dices zagal, chaval, niño o mozo para el sustantivo? ¿Te parece que el premio de la lotería de Navidad es demasiado chico o demasiado pequeño? Deja tu pequeño comentario...

8 comentarios:

Infinitivos dijo...

Yo soy de Madrid, pero toda mi familia es de un pueblo de Toledo y allí dicen "chico" como adjetivo. Poniendo el oído, por allí hablan más como en Andalucía que muchos andaluces.

Muy interesante el texto. ¡Gracias! =)

Pd: Aprovecho también para dar las gracias porque un artículo suyo sobre los marcadores del discurso me ha venido salvando la vida medio semestre ^_^

Lola Pons Rodriguez dijo...

Gracias, Infinitivos.

Alberto dijo...

Mi opinión es que se trata de una referencia a "Le petit Nicolas", serie de relatos cortos agrupados en libros, de los mismos autores que Astérix y Obélix (Sempé para las ilustraciones y Goscinny para los textos). Es el Manolito Gafotas francés. En España se tradujo con el título de "El pequeño Nicolás", y quizá haya resurgido del "subconsciente colectivo", si es que existe tal cosa. A mí, desde luego, me "sonó" desde el principio.

Alberto
supiot@fyl.uva.es

Lexuri dijo...

En el País Vasco decimos "mutiko" para "chico" y "neskato" para "chica" que vienen del vasco "mutil" y "neska" respectivamente. Ahora vivo en Navarra donde dicen "mozo" o "mozalbete". Y en Asturias son más de "guaje" o "guaja" para referirse a gente joven.

jaramos.g dijo...

Interesante y oportuno artículo. Te felicito. Me gustaría leer el de don Manuel Ariza. Porque, desde hace mucho tiempo, vengo interesándome por esas dos palabras, "chico" y "pequeño". Yo soy andaluz también y utilizo "chico" como adjetivo, casi nunca "pequeño". Aún más, me molesta oír a andaluces, sobre todo a andaluces, emplear el término como sustantivo, para dirigirse a un "muchacho". Me suena a eso que decimos aquí de "ponerse fino", o sea, a cursi. El vocablo correspondiente en mi idiolecto a "chico" sustantivo es, precisamente, "muchacho" o "chaval" (si se trata de un adolescente o un joven) o "niño" (si es más "chico").
P.S.: Los masculinos deben entenderse, por supuesto, como alusiones genéricas al sexo masculino y femenino.

Blanca Urgell dijo...

En Vitoria usamos "chico" y "chica" como sustantivo para referirnos a cualquier persona de nuestra edad (o menor, claro). Así, mi para mi madre, que tiene ya casi 78 años, sus amigas son "esa chica", y yo hago lo mismo, claro. También lo usamos para determinar el género: "¿es chico o chica?", una costumbre que no sé si está más extendida.
Estupendo el blog, querida Lola.
Un beso y feliz año!!!

Christian dijo...

Soy de Luxemburgo y hice un año erasmus en Sevilla. Yo pienso que, siendo extranjero, uno siempre intenta imitar el acento y el vocabulario de los autóctonos. Ahora me doy cuenta de que, cuando hablaba de mi país a otra gente, siempre dije "es un país muy chiquitito", porque era una expresión que yo había entendido en alguna ocasión. Eso no me parecía raro, aunque había aprendido la norma castellana en la escuela, es decir "pequeño" y no "chico" para el adjetivo.

Es interesante ver como nosotros extranjeros algunas cosas nos parecen naturales y las adoptamos sin pensar, porque no sabemos que se trata de particularidades regionales.

Anónimo dijo...

Muy interesante todo.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.