domingo, 14 de febrero de 2016

Cosas que no sabías de Menéndez Pidal

Con este título, seguro que hay algún sabio en la sala que está diciendo airadamente: “¡¡Pero qué dice esta!! ¡Yo lo sé todo de Pidal!”. Bueno, vale, pues quitando los sabios que en este mundo han sido y que, como tales sabios, son por supuesto lectores de este blog, poca gente conocerá estas curiosidades del maestro de la Filología, don Ramón Menéndez Pidal (1869-1968):
-Con las guerras aún frescas en la memoria de las gentes del norte, Pidal de pequeño jugaba a peleas de liberales y carlistas, en vez de a policías y ladrones... ¿qué se pediría ser Pidal?
-De joven practicó esgrima asiduamente.
-En 1951 fue propuesto para el premio Nobel. Recayó en François Mauriac.
-Por su crianza en Asturias tenía un ligero acento asturiano, aunque él mismo reconoció que al llegar a Madrid emprendió para evitar burlas su propia castellanización.
-Fue designado comisario regio en 1904 para mediar en el conflicto de fronteras que mantenían Perú y Ecuador, a fin de que visitara los archivos de Quito y Lima buscando documentación que ayudara a ambas naciones a alcanzar un tratado de límites. En ambos países fue tratado con toda obsequiosidad y llegó a presidir una corrida de toros hecha en su honor.
-Su matrimonio con María Goyri lo distanció de su familia paterna, que había buscado para él oportunamente a una heredera rica.
-Lo que valdría este muchacho si fuera andaluz, dijeron de él al oírlo en sus primeras conferencias en el Ateneo de Madrid. En aquella serie de charlas sobre el sesudo tema de la fonética histórica del español, Pidal perdía público por días, lo que él mismo atribuía a su inexperiencia y a la sosera asturiana.
-Firmó varios manifiestos de apoyo a estudiantes o trabajadores detenidos en manifestaciones de cierta disidencia al franquismo y cuando Claudio Sánchez-Albornoz regresó del exilio, Pidal fue al aeropuerto a saludarlo públicamente.

Puedes conocer todo esto y más a través de la biografía que escribió sobre él Ignacio Pérez Pascual. 
¿Qué texto de Pidal has trabajado más en la carrera? ¿Qué aspecto de su vida y obra te parece más admirable? Deja tu comentario...
Leer más
Con este título, seguro que hay algún sabio en la sala que está diciendo airadamente: “¡¡Pero qué dice esta!! ¡Yo lo sé todo de Pidal!”. Bueno, vale, pues quitando los sabios que en este mundo han sido y que, como tales sabios, son por supuesto lectores de este blog, poca gente conocerá estas curiosidades del maestro de la Filología, don Ramón Menéndez Pidal (1869-1968):
-Con las guerras aún frescas en la memoria de las gentes del norte, Pidal de pequeño jugaba a peleas de liberales y carlistas, en vez de a policías y ladrones... ¿qué se pediría ser Pidal?
-De joven practicó esgrima asiduamente.
-En 1951 fue propuesto para el premio Nobel. Recayó en François Mauriac.
-Por su crianza en Asturias tenía un ligero acento asturiano, aunque él mismo reconoció que al llegar a Madrid emprendió para evitar burlas su propia castellanización.
-Fue designado comisario regio en 1904 para mediar en el conflicto de fronteras que mantenían Perú y Ecuador, a fin de que visitara los archivos de Quito y Lima buscando documentación que ayudara a ambas naciones a alcanzar un tratado de límites. En ambos países fue tratado con toda obsequiosidad y llegó a presidir una corrida de toros hecha en su honor.
-Su matrimonio con María Goyri lo distanció de su familia paterna, que había buscado para él oportunamente a una heredera rica.
-Lo que valdría este muchacho si fuera andaluz, dijeron de él al oírlo en sus primeras conferencias en el Ateneo de Madrid. En aquella serie de charlas sobre el sesudo tema de la fonética histórica del español, Pidal perdía público por días, lo que él mismo atribuía a su inexperiencia y a la sosera asturiana.
-Firmó varios manifiestos de apoyo a estudiantes o trabajadores detenidos en manifestaciones de cierta disidencia al franquismo y cuando Claudio Sánchez-Albornoz regresó del exilio, Pidal fue al aeropuerto a saludarlo públicamente.

Puedes conocer todo esto y más a través de la biografía que escribió sobre él Ignacio Pérez Pascual. 
¿Qué texto de Pidal has trabajado más en la carrera? ¿Qué aspecto de su vida y obra te parece más admirable? Deja tu comentario...

5 comentarios:

Sarracina15 dijo...

La obra que en estos primeros días de tesis me parece más admirable de Menéndez Pidal es su Floresta; releo algunos párrafos por puro deleite. Me hice hace poquito con la primera edición de 1925 y... tengo que tenerla siempre a mano ;)

Lola Pons Rodriguez dijo...

Sospecho que sé quién eres, aplicada Sarracinante...

S.M. dijo...

Hola, Lola: ¿y no es cierto que de viaje de novios siguió del recorrido del Cantar de Mío Cid? Y la obra que más utilicé en su día fue, aparte su Manual de gramática histórica y los Orígenes... sus ediciones del Cantar deMío Cid.

Lola Pons Rodriguez dijo...

Sí,su viaje de novios fue esa ruta filológica.

Manuel P. dijo...

Muy chula la entrada. Es curioso cómo han ido cambiando los prejuicios dialectológicos.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.