viernes, 29 de julio de 2016

Una despedida no muy larga


Este curso ha reunido muchas emociones distintas. Además, ha sido muy intenso, ya que, aparte de las clases en la Universidad, he tenido viajes de trabajo dentro y fuera de España, la dirección de trabajos fin de máster y la atención a mis doctorandos (por cierto, una de ellas defiende ya mismo, el 7 de septiembre, y estáis invitados a asistir). He estado yendo a la Facultad hasta esta última semana de julio y hoy he logrado cerrar una publicación que debía.
Por eso, queridos, ahora os voy a ilustrar sobre la riqueza léxica del español: me voy, salgo, parto, me piro y me las piro, me marcho, me retiro, me ausento, inicio mi exida, emigro, hago desbandada, me rajo, me largo, me escapo... no me vais a ver el pelo durante un mes. En agosto voy a hacer un montón de cosas no filológicas que también me encantan y me parecen divertidísimas.
Y, por si alguno se queda con ganas de leer sobre historia de la lengua en agosto, os enlazo una selección de varias entrevistas y noticias que han salido a raíz de la publicación de mi libro divulgativo Una lengua muy larga.
La despedida no es muy larga porque no lo serán las vacaciones que empiezan tras ella. Yo me abrazaré al abandono de los horarios, buscaré sosiego y me enroscaré en placeres pequeños. Nos vemos en septiembre. 
Felices vacaciones.

Leer más

Este curso ha reunido muchas emociones distintas. Además, ha sido muy intenso, ya que, aparte de las clases en la Universidad, he tenido viajes de trabajo dentro y fuera de España, la dirección de trabajos fin de máster y la atención a mis doctorandos (por cierto, una de ellas defiende ya mismo, el 7 de septiembre, y estáis invitados a asistir). He estado yendo a la Facultad hasta esta última semana de julio y hoy he logrado cerrar una publicación que debía.
Por eso, queridos, ahora os voy a ilustrar sobre la riqueza léxica del español: me voy, salgo, parto, me piro y me las piro, me marcho, me retiro, me ausento, inicio mi exida, emigro, hago desbandada, me rajo, me largo, me escapo... no me vais a ver el pelo durante un mes. En agosto voy a hacer un montón de cosas no filológicas que también me encantan y me parecen divertidísimas.
Y, por si alguno se queda con ganas de leer sobre historia de la lengua en agosto, os enlazo una selección de varias entrevistas y noticias que han salido a raíz de la publicación de mi libro divulgativo Una lengua muy larga.
La despedida no es muy larga porque no lo serán las vacaciones que empiezan tras ella. Yo me abrazaré al abandono de los horarios, buscaré sosiego y me enroscaré en placeres pequeños. Nos vemos en septiembre. 
Felices vacaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.