viernes, 30 de septiembre de 2016

Presentación de "Una lengua muy larga"

Con Màrius Serra y mi editor, Joaquim Palau
Por diferentes razones, Barcelona es una ciudad muy querida en mi familia y hacía ya siete años que no la visitaba, así que me hizo mucha ilusión volver y que el motivo fuera tan emocionante como la presentación el miércoles 28 de septiembre de mi último libro, la obra divulgativa Una lengua muy larga. Cien historias curiosas sobre el español.  
La presentación fue en LAIE, una librería preciosa, con una sala dedicada a los libros, y otra planta arriba, con una luz y un encanto muy mediterráneos, donde hay una cafetería y una terraza. 
El libro fue presentado por Màrius Serra, a quien muchos recordaréis por un documentado y divertidísimo libro sobre los juegos de palabras en la historia del español (Verbalia) y me acompañaron en el público mis editores, muchos compañeros de la Universidad, amigos de Sevilla que ahora viven en Barcelona, jóvenes filólogos, seguidores del blog... Leí estos versitos malos, hechos a propósito de la presentación (los enlazo aquí).
Fue una tarde emocionante e inolvidable, que guardo en el recuerdo como otro de los regalos que me ha dado la Filología.
Quiero nombrar con toda la gratitud posible a quienes me dedicaron su tiempo ese día: mis editores, Joaquím y Álvaro Palau y su familia; Màrius Serra, que estructuró la presentación a modo de preguntas e hizo que quedase todo muy ameno y poco rancio; mis compañeras Dolors Poch y Gloria Clavería; el profesor Francisco Rico; las jóvenes filólogas Laura, Meritxell, Alba y muchas otras; mi amigo Manolo... ¡tanta gente! Gracias.  Han sido dos días inolvidables, y mi vocación se ha alimentado aún más. 
Queridos míos: FilologíaMola. Y mola tela.
Post scriptum: Como algunos me habéis dicho que no os funciona el enlace a los versos, los copio aquí al final también...
Yo tenía en un cajón
cien historias singulares
con cosas del español,
de las que cuento en los bares.
En concreto, un centenar
de cuestiones relevantes
para explicar los cambios
del español a sus hablantes.
La historia  de forma amena
de las Glosas hasta hoy:
la Academia, Juan de Mena...
(y sin nombrar a Rajoy).
Para la PH, Raphael;
para los sufijos, la mujer barbuda;
para los posesivos, Marifé
me salía en mi ayuda.
También la mamá de Marco,
El Pequeño Nicolás,
Ikea, el Cid, Alfonso El Sabio
y otra gente peculiar.
En otra historia, Felipe VI,
y más adelante, Corominas:
fíjense qué bien orquesto
lo catalán y la monarquía.
Entonces salió Palau
y dijo te lo publico
yo pensé: vas aviao
si piensas hacerte rico.
Pero mi marido me dijo
mira que es barcelonés,
fíate porque esos tipos
no regalan su parné.
[...]
Dejando un poco de lado
las cuestiones conyugales
cuando se acababa mayo
estaba el libro en la calle.
En la contraportada salen
unas frases de Francisco Rico
que agradezco en lo que valen
pues recomiendan el libro.
Uun periodista me dijo,
ufano de su sabiduría:
qué casualidad, Lola: ese de la RAE
es como el personaje de Marías
Carles Francino me entrevistó,
David Delcura, Carlos Herrera;
me sacaron en la televisión,
pero no me sentí una estrella
hasta que recibí un wasap
que decía: “Lola fíjate tú
que he visto Una lengua muy larga
en la revista Interviú”.
La chica de Gran hermano
que salía en la portada
igual no había leído mi libro
pero ella disimulaba.
En las páginas interiores
se recomendaba bien grande:
lean Una lengua muy larga
(lo de usarla, ya iba aparte).
Por eso o por lo que sea,
parece que el libro ha gustao
así que la editorial plantea
hacer en Laie un sarao.
Aunque lleve una quincena
de años como docente
lo cual, créanme, equivale
a dar clase a mucha gente,
me siguen poniendo nerviosa
esta clase de presentaciones
donde la gente está ansiosa
de sabias apreciaciones.
Alguno pensará seguro
típica andaluza graciosa
pero esto solo es un escudo
de mi cortedad más penosa.
Junto a Rico me acompaña
Marius Serra, y es un honor,
disfruté con su Verbalia
y tengo viva su Ted Talk.
Pensé: impresionarlo puedo
con una creación grandiosa;
sé que le molan un huevo
los palíndromos y esas cosas.
Pero estoy muy limitada
con esos juegos verbales
y a la gorda drogala
es palíndromo, pero... no vale.


Yo quise con esta obra
sacar la Filología a la calle,
creo que la erudición sobra
y hay que divulgar a los pares.
Explicar que el español cambia
como cualquier lengua viva
y que no hay ningún guardia
que frenar pueda esa deriva.
Perdonen si me alargo,
yo solo les quería decir
con estos versos tan malos.
Muchas gracias por venir.
Lola Pons Rodríguez
presentación de una lengua muy larga (arpa)
Barcelona, librería laie, 28 de septiembre de 2016

Leer más
Con Màrius Serra y mi editor, Joaquim Palau
Por diferentes razones, Barcelona es una ciudad muy querida en mi familia y hacía ya siete años que no la visitaba, así que me hizo mucha ilusión volver y que el motivo fuera tan emocionante como la presentación el miércoles 28 de septiembre de mi último libro, la obra divulgativa Una lengua muy larga. Cien historias curiosas sobre el español.  
La presentación fue en LAIE, una librería preciosa, con una sala dedicada a los libros, y otra planta arriba, con una luz y un encanto muy mediterráneos, donde hay una cafetería y una terraza. 
El libro fue presentado por Màrius Serra, a quien muchos recordaréis por un documentado y divertidísimo libro sobre los juegos de palabras en la historia del español (Verbalia) y me acompañaron en el público mis editores, muchos compañeros de la Universidad, amigos de Sevilla que ahora viven en Barcelona, jóvenes filólogos, seguidores del blog... Leí estos versitos malos, hechos a propósito de la presentación (los enlazo aquí).
Fue una tarde emocionante e inolvidable, que guardo en el recuerdo como otro de los regalos que me ha dado la Filología.
Quiero nombrar con toda la gratitud posible a quienes me dedicaron su tiempo ese día: mis editores, Joaquím y Álvaro Palau y su familia; Màrius Serra, que estructuró la presentación a modo de preguntas e hizo que quedase todo muy ameno y poco rancio; mis compañeras Dolors Poch y Gloria Clavería; el profesor Francisco Rico; las jóvenes filólogas Laura, Meritxell, Alba y muchas otras; mi amigo Manolo... ¡tanta gente! Gracias.  Han sido dos días inolvidables, y mi vocación se ha alimentado aún más. 
Queridos míos: FilologíaMola. Y mola tela.
Post scriptum: Como algunos me habéis dicho que no os funciona el enlace a los versos, los copio aquí al final también...
Yo tenía en un cajón
cien historias singulares
con cosas del español,
de las que cuento en los bares.
En concreto, un centenar
de cuestiones relevantes
para explicar los cambios
del español a sus hablantes.
La historia  de forma amena
de las Glosas hasta hoy:
la Academia, Juan de Mena...
(y sin nombrar a Rajoy).
Para la PH, Raphael;
para los sufijos, la mujer barbuda;
para los posesivos, Marifé
me salía en mi ayuda.
También la mamá de Marco,
El Pequeño Nicolás,
Ikea, el Cid, Alfonso El Sabio
y otra gente peculiar.
En otra historia, Felipe VI,
y más adelante, Corominas:
fíjense qué bien orquesto
lo catalán y la monarquía.
Entonces salió Palau
y dijo te lo publico
yo pensé: vas aviao
si piensas hacerte rico.
Pero mi marido me dijo
mira que es barcelonés,
fíate porque esos tipos
no regalan su parné.
[...]
Dejando un poco de lado
las cuestiones conyugales
cuando se acababa mayo
estaba el libro en la calle.
En la contraportada salen
unas frases de Francisco Rico
que agradezco en lo que valen
pues recomiendan el libro.
Uun periodista me dijo,
ufano de su sabiduría:
qué casualidad, Lola: ese de la RAE
es como el personaje de Marías
Carles Francino me entrevistó,
David Delcura, Carlos Herrera;
me sacaron en la televisión,
pero no me sentí una estrella
hasta que recibí un wasap
que decía: “Lola fíjate tú
que he visto Una lengua muy larga
en la revista Interviú”.
La chica de Gran hermano
que salía en la portada
igual no había leído mi libro
pero ella disimulaba.
En las páginas interiores
se recomendaba bien grande:
lean Una lengua muy larga
(lo de usarla, ya iba aparte).
Por eso o por lo que sea,
parece que el libro ha gustao
así que la editorial plantea
hacer en Laie un sarao.
Aunque lleve una quincena
de años como docente
lo cual, créanme, equivale
a dar clase a mucha gente,
me siguen poniendo nerviosa
esta clase de presentaciones
donde la gente está ansiosa
de sabias apreciaciones.
Alguno pensará seguro
típica andaluza graciosa
pero esto solo es un escudo
de mi cortedad más penosa.
Junto a Rico me acompaña
Marius Serra, y es un honor,
disfruté con su Verbalia
y tengo viva su Ted Talk.
Pensé: impresionarlo puedo
con una creación grandiosa;
sé que le molan un huevo
los palíndromos y esas cosas.
Pero estoy muy limitada
con esos juegos verbales
y a la gorda drogala
es palíndromo, pero... no vale.


Yo quise con esta obra
sacar la Filología a la calle,
creo que la erudición sobra
y hay que divulgar a los pares.
Explicar que el español cambia
como cualquier lengua viva
y que no hay ningún guardia
que frenar pueda esa deriva.
Perdonen si me alargo,
yo solo les quería decir
con estos versos tan malos.
Muchas gracias por venir.
Lola Pons Rodríguez
presentación de una lengua muy larga (arpa)
Barcelona, librería laie, 28 de septiembre de 2016

5 comentarios:

Mercedes Quilis dijo...

¡Enhorabuena, Lola! ¡Tú sí que molas!

Lola Pons Rodriguez dijo...

Gracias, Merche. Eres un amor.

Yago dijo...

Geniales los versos, Lola. Enhorabuena por la magnífica acogida del libro :)

Inmaculada Gil Terán dijo...

Magnifica presentación Lola!
Enhorabuena y....con tu libro entre las manos me dispongo a disfrutar el día de la Constitución, símbolo de Una historia muy larga. Gracias por una contribución mas al maravilloso mundo de la lengua.
Inmaculada Gil Terán

Lola Pons Rodriguez dijo...

Gracias, Inma. Espero que te guste. Un abrazo.

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.