domingo, 3 de septiembre de 2017

El ciclo empieza de nuevo

Estoy incluida en ese gran grupo de gente que cifra el verdadero comienzo de un año en septiembre y no en enero. Poner a funcionar de nuevo la máquina, organizar el trabajo, actualizar la agenda e ir preparando las cosas para el curso que empieza. Desde algo tan nimio como reponer materiales y ordenar el despacho hasta algo tan elevado como listar proyectos que se pueden materializar: son todas cosas que hago en septiembre, a mi modo, cada vez con más conciencia y menos prisa.
Ya son tantos cursos escribiendo esta entrada de inicio de curso que da para mirar atrás y revivir en el blog los muchos tipos de septiembre que he tenido desde 2010. Ha habido cursos en que he empezado llena de ánimo; en otros he llegado más cansada aún que en junio por haber tenido que trabajar en verano; he tenido veranos tristes y veranos ideales, los ha habido de tormenta y de calma. Supongo que como todo el mundo. Este, por muchas cosas personales y por alguna profesional, ha sido un verano reparador. Así que voy a celebrar mi particular despedida de año saboreando el caramelo de verano que se aleja y mirando al techo pensando en entrar tranquilamente en el nuevo ciclo que empieza.
Os deseo un buen curso 2017 / 2018 y nos seguimos viendo por aquí, en Nosolodeyod. Le vamos a echar Historia de la Lengua al año; cuento con vosotros al otro lado.
Leer más
Estoy incluida en ese gran grupo de gente que cifra el verdadero comienzo de un año en septiembre y no en enero. Poner a funcionar de nuevo la máquina, organizar el trabajo, actualizar la agenda e ir preparando las cosas para el curso que empieza. Desde algo tan nimio como reponer materiales y ordenar el despacho hasta algo tan elevado como listar proyectos que se pueden materializar: son todas cosas que hago en septiembre, a mi modo, cada vez con más conciencia y menos prisa.
Ya son tantos cursos escribiendo esta entrada de inicio de curso que da para mirar atrás y revivir en el blog los muchos tipos de septiembre que he tenido desde 2010. Ha habido cursos en que he empezado llena de ánimo; en otros he llegado más cansada aún que en junio por haber tenido que trabajar en verano; he tenido veranos tristes y veranos ideales, los ha habido de tormenta y de calma. Supongo que como todo el mundo. Este, por muchas cosas personales y por alguna profesional, ha sido un verano reparador. Así que voy a celebrar mi particular despedida de año saboreando el caramelo de verano que se aleja y mirando al techo pensando en entrar tranquilamente en el nuevo ciclo que empieza.
Os deseo un buen curso 2017 / 2018 y nos seguimos viendo por aquí, en Nosolodeyod. Le vamos a echar Historia de la Lengua al año; cuento con vosotros al otro lado.