martes, 21 de noviembre de 2017

Una conferencia en prisión

He dado charlas y seminarios en universidades españolas y extranjeras, y también en entornos no universitarios, como institutos de secundaria, semanas de la ciencia, televisión o noches de investigadores. A fuerza de años de clases, una va teniendo tablas y aprendiendo recursos para lidiar en distintas plazas. Pero la última charla que he dado ha sido tan distinta, que merecía algo más que una foto en las "instantáneas" de este mes. La di hace dos semanas en el interior de la cárcel de Navalcarnero, en Madrid.
Quienes estudian dentro de un centro penitenciario lo hacen a través del programa específico para reclusos que tiene la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). La UNED, una de las universidades públicas españolas, ofrece carreras y bachillerato a distancia quienes quieren estudiar y no pueden asistir a clase. Quien entra en un cárcel puede acceder también a este programa y sacarse desde prisión el bachillerato o una carrera. El año académico penitenciario de la UNED se inauguró el 8 de noviembre y fui la encargada de dar la conferencia inaugural. 
Agradezco a la vicerrectora de estudiantes, M.ª Ángeles González Galán, y a la vicerrectora adjunta de estudiantes, mi compañera Elena Azofra, la invitación que hicieron a pronunciar esta conferencia.
Como veis en las fotos, el acto de inauguración de curso fue protocolario, similar a los actos de este tipo que se hacen en otras universidades. Asistieron cargos académicos, habló el rector de la UNED, Alejandro Tiana; participaron también las vicerrectoras, el director de centro penitenciario, una representante del Ministerio y también un recluso que explicó su experiencia estudiando desde prisión. Cuando acepté la invitación para dar esa conferencia, pensé que tenía que apostar por un tema asequible a todo el público, ya que a la charla asisten tanto reclusos que estudian por la UNED como otros que simplemente están interesados, y que había de ser un tema con varios niveles de lectura, por eso hablé de paisaje lingüístico. Conté con la atención del público y con el interés de los presentes. Fue para mí un acto muy agradable.
No voy a ahondar en los sentimientos e impresiones que me dejó estar unas horas en Navalcarnero: no quiero resultar esnob ni trivializar sobre un lugar tan delicado. Como profesora universitaria, me gustó conocer de cerca la estructura educativa de una cárcel: su colegio, su asesoría académica; y fue una satisfacción saber que las oportunidades que da el conocimiento se pueden también disfrutar desde un centro penitenciario. Hay también bibliotecas pequeñas en cada módulo y una cierta disponibilidad de libros. (De hecho, os paso este enlace de una noticia en Babelia, el suplemento cultural de El País, donde listan los libros más leídos en las cárceles españolas).
Sí quiero deslizar una reflexión que me venía a la cabeza al tiempo que entraba en las galerías de prisión: pensaba en las dificultades inherentes a estudiar en una cárcel frente a las facilidades que tienen mis alumnos, con sus clases presenciales y su facilidad para transitar de una biblioteca a otra a su gusto. Pensaba en la responsabilidad, en la obligación casi, que tenemos de respetar y valorar el conocimiento, sabiendo que en otro tiempo, no tan lejano, hubo en España quien acabó en la cárcel por escribir o leer el libro que no estaba permitido. No, no ha sido una conferencia más.
Leer más
He dado charlas y seminarios en universidades españolas y extranjeras, y también en entornos no universitarios, como institutos de secundaria, semanas de la ciencia, televisión o noches de investigadores. A fuerza de años de clases, una va teniendo tablas y aprendiendo recursos para lidiar en distintas plazas. Pero la última charla que he dado ha sido tan distinta, que merecía algo más que una foto en las "instantáneas" de este mes. La di hace dos semanas en el interior de la cárcel de Navalcarnero, en Madrid.
Quienes estudian dentro de un centro penitenciario lo hacen a través del programa específico para reclusos que tiene la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). La UNED, una de las universidades públicas españolas, ofrece carreras y bachillerato a distancia quienes quieren estudiar y no pueden asistir a clase. Quien entra en un cárcel puede acceder también a este programa y sacarse desde prisión el bachillerato o una carrera. El año académico penitenciario de la UNED se inauguró el 8 de noviembre y fui la encargada de dar la conferencia inaugural. 
Agradezco a la vicerrectora de estudiantes, M.ª Ángeles González Galán, y a la vicerrectora adjunta de estudiantes, mi compañera Elena Azofra, la invitación que hicieron a pronunciar esta conferencia.
Como veis en las fotos, el acto de inauguración de curso fue protocolario, similar a los actos de este tipo que se hacen en otras universidades. Asistieron cargos académicos, habló el rector de la UNED, Alejandro Tiana; participaron también las vicerrectoras, el director de centro penitenciario, una representante del Ministerio y también un recluso que explicó su experiencia estudiando desde prisión. Cuando acepté la invitación para dar esa conferencia, pensé que tenía que apostar por un tema asequible a todo el público, ya que a la charla asisten tanto reclusos que estudian por la UNED como otros que simplemente están interesados, y que había de ser un tema con varios niveles de lectura, por eso hablé de paisaje lingüístico. Conté con la atención del público y con el interés de los presentes. Fue para mí un acto muy agradable.
No voy a ahondar en los sentimientos e impresiones que me dejó estar unas horas en Navalcarnero: no quiero resultar esnob ni trivializar sobre un lugar tan delicado. Como profesora universitaria, me gustó conocer de cerca la estructura educativa de una cárcel: su colegio, su asesoría académica; y fue una satisfacción saber que las oportunidades que da el conocimiento se pueden también disfrutar desde un centro penitenciario. Hay también bibliotecas pequeñas en cada módulo y una cierta disponibilidad de libros. (De hecho, os paso este enlace de una noticia en Babelia, el suplemento cultural de El País, donde listan los libros más leídos en las cárceles españolas).
Sí quiero deslizar una reflexión que me venía a la cabeza al tiempo que entraba en las galerías de prisión: pensaba en las dificultades inherentes a estudiar en una cárcel frente a las facilidades que tienen mis alumnos, con sus clases presenciales y su facilidad para transitar de una biblioteca a otra a su gusto. Pensaba en la responsabilidad, en la obligación casi, que tenemos de respetar y valorar el conocimiento, sabiendo que en otro tiempo, no tan lejano, hubo en España quien acabó en la cárcel por escribir o leer el libro que no estaba permitido. No, no ha sido una conferencia más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario (¡y fírmalo!, basta con que pongas tu nombre y en "URL" escribas por ejemplo la web http://www.us.es).La anonimia mejor la dejamos para la literatura medieval. Gracias.